FOTO 1

“La Policía Nacional detiene a ocho miembros de un grupo itinerante responsable de medio centenar de robos en domicilios”

La Policía Nacional detiene a ocho miembros de un grupo itinerante responsable de medio centenar derobos en domicilios

 

  • Tenían su base de operaciones en Madrid -donde cometieron varios robos en localidades como Móstoles, Leganés y Fuenlabrada- y se desplazaban de forma periódica hasta el norte del país para ejecutar los asaltos

 

  • Para acceder a los domicilios utilizaban el método del “bumping” o la técnica del “impresioning”

 

  • En los  registros practicados se han intervenido numerosas joyas, armas, dinero, aparatos electrónicos y gran cantidad de herramientas con las que perpetraban los robos.

FOTO 1

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo itinerante compuesto por ocho personas a los que se les imputan la comisión de medio centenar de robos en viviendas. Desde el centro del país se desplazaban al norte peninsular de forma periódica para ejecutar los asaltos. En pocos días regresaban a su lugar de residencia portando el botín conseguido que consistía fundamentalmente en dinero, joyas y aparatos electrónicos. En la capital también cometían robos en varios pisos en el centro y en otras localidades madrileñas como Móstoles, Leganés y Fuenlabrada.

La investigación se inició el pasado mes de octubre en Gijón a raíz varias denuncias de robos en domicilios cometidos cuando sus moradores se encontraban fuera del hogar. En todos ellos los autores actuaban, fundamentalmente de lunes a viernes, con mucha rapidez y sin causar daños en las cerraduras ni ruidos en los inmuebles donde robaban.

 

Para  evitar ser localizados perpetraban sus acciones durante tres o cuatro días en una localidad del norte del país y después se desplazaban a otra ciudad para continuar su periplo delictivo y eludir la acción de la justicia.

El modus operandi utilizado por este grupo para acceder al interior de los domicilios era por medio de dos métodos. El primero de ellos era el “impresioning” que consistía en obtener una copia de la llave legítima a partir de unas pletinas metálicas moldeables que se introducen en la cerradura. El segundo era el “bumping” con el que lograban desbloquear los cilindros de la cerradura golpeando ligeramente una llave especial con algún objeto contundente.

Una vez que accedían al domicilio, los delincuentes se centraban en localizar dinero y las joyas que pudieran vender posteriormente, para lo cual empleaban, además de distintas herramientas de cerrajería, bombines y una máquina para copiar llaves.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario